VINAGRETA SUPERPROBIÓTICA

Esta súper vinagreta probiótica esta elaborada a partir de 4 alimentos fermentados que consideramos alimentos probióticos porqué NO han sido pasteurizados y, por lo tanto mantienen las bacterias que los han fermentado vivas. El miso, el umeboshi, el ajo negro y el vinagre de manzana.

No es fácil encontrar alimentos fermentados que no estén pasteurizados, para ello debes mirar en las etiquetas donde debe poner No Pasteurizado de forma explícita, si no lo pone es que es pasteurizado, muchos de ellos también los encontrarás más fácilmente en las neveras (como el chucrut o los yogures). De los 4 alimentos probióticos de esta receta, seguramente los más «raros» para ti sean el  miso y el umeboshi, estos son productos orientales muy usados en la cultura japonesa, en alimentación macrobiótica y en medicina tradicional china, aportan sabor intenso (umami) a platos vegetarianos, favorecen la digestión y tienen múltiples propiedades según la medicina oriental. Podemos encontrar algunos de estos productos fermentados sin pasteurizar muy cerca, en el Delta del Ebre por Kensho Shake que, entre otros productos, elabora miso ecológico sin pasteurizar y de proximidad. Te he enlazado en su nombre su web donde explica más información sobre el miso y sus propiedades. Tengo muchas ganas de visitarlos y conocer de primera mano sus productos y como trabajan.

De los cuatro alimentos probióticos de esta vinagreta el alimento fermentado más barato, fácil de consumir y de encontrar es el vinagre de manzana sin pasteurizar (recuerda, tiene que ponerlo explícitamente) si en tu tienda habitual no lo tienen pídelo, yo suelo usar la marca  Bionsan que son 750ml por unos 3€ aproximadamente, una forma super fácil de introducir a diario un producto fermentado económico y saludable. Según Sandor Katz en su libro «Pura Fermentación« las tradiciones populares de muchas culturas determinan que deberiamos consumir todos los días una cucharada de vinagre de sidra de manzana crudo, sin pasteurizar ni filtrar. Según las investigaciones de Emily Thacker en de Vinegar Book existen múltiples estudios sobre la efectividad del vinagre para prevenir la artritis, la osteoporosis, eliminar infecciones, calmar picores, facilitar la digestión y mejorar el metabolismo. Así que ¿porqué no añadir una o dos cucharadas de este elixir a tu ensalada, vinagreta o vaso de agua?

Por último, si no tienes todos los ingredientes no te preocupes, no hace falta que hagas la receta de la vinagreta con los 4 alimentos probióticos a la vez, prueba y experimenta a prepararla con lo que tengas en casa, así solo sea el vinagre de manzana, aceite y un poco de miel. Truco: para una vinagreta es importante aportar varios de los 5 sabores como: ácido (del vinagre, limón..), salado (sal, umeboshi, miso…), dulce (miel, un trozo de fruta), picante, amargo,… y emulsionar con una grasa (aove, aceite de coco, frutos secos, yogur, aguacate, aceite de lino…).

Que no te asuste la receta, puedes quitar o añadir ingredientes e ir experimentando con lo que tengas y ¡crear tu propia vinagreta probiótica!

 

Ingredientes:

· 1 cucharada vinagre de manzana

· 1 ciruela umeboshi (sin el hueso) o ½ c de pasta de umeboshi

· 1 cucharada de hatcho miso (u otra variedad)

· 1 ajo negro

· 6 cucharadas AOVE (aceite oliva virgen extra)

· 6 cucharadas de agua mineral

· 1 cucharada jugo de limón exprimido

· 1 cucharada de miel cruda

· 2 cucharadas de nueces

· 2-3 tomates secos en aceite

 

Preparación:

1. Colocar todos los ingredientes en una batidora de mano o de vaso de pequeño tamaño y batir hasta conseguir una consistencia homogénea.

2. Según si la deseas más o menos líquida corregir añadiendo más agua o aceite hasta conseguir la consistencia deseada.

3. Degustar junto con una ensalada, unos rollitos de primavera frescos, unos vegetales al vapor o un salteado en wok.

 

Prueba la receta con lo que tengas o simplemente crea tu propia vinagreta probiótica ¡tu microbiota te lo agradecerá!

 

No hay comentarios

Escribe un comentario