SOBRE ALGARROBAS Y BROWNIES

En nuestra casa tenemos algarrobos y recogemos las algarrobas cada otoño/invierno desde que tengo uso de razón, agachada junto a mi madre y abuela íbamos recogiendo a mano estas vainas por debajo de todos los algarrobos de los campos de nuestra familia, esto significaba todos los fines de semana en el campo recogiendo algarrobas y, entre medias, la temporada de aceitunas de la que tanto os he hablado por Instagram estos días. En ese entonces no sabía casi nada de las propiedades y usos de la algarroba, sólo que se usaban para alimentar el ganado, hacer los envoltorios de las cápsulas de suplementos y los helados más espesos. Pero ahora sé mucho más del tema así que si te interesa curiosear sobre nuestro sustituto del cacao te cuento más detalles y algunas recetas de brownies 😉

Por suerte con los años he ido aprendiendo más y más de esta leguminosa típica del mediterráneo que cada vez la uso más en nuestra cocina. Puedes ver en la foto de arriba con Kuma uno de mis algarrobos preferidos de nuestra tierra, la verdad es que hacen unas formas preciosas, mágicas y dan ganas de sentarse recostada en su tronco a meditar y admirar la naturaleza. El algarrobo crece en nuestras tierras cercanas a la costa donde las temperaturas no bajan demasiado, es poco resistente al frío, perjudicándole considerablemente temperaturas inferiores a 2°C, especialmente si se producen de una manera brusca y existe humedad en el ambiente. Un dato curioso es que nuestra cuenca mediterránea es una de las zonas de mayor producción mundial, desde el área del norte de la provincia de Tarragona hasta el norte de la provincia de Alicante, más las islas Baleares, se producen el 40% de las algarrobas del planeta.

Nosotros actualmente podemos llegar a recoger alrededor de unos 3000-4000kg al año (de setiembre a enero) en nuestros campos, pero no te creas que nos hacemos ricos no, los productos de la agricultura están muy mal pagados y el precio puede rondar según el mercado entre unos 0,30€-0,64€/kg si hay suerte. Siempre digo que lo poco que podamos sacar a nivel económico actualmente no llega a compensar todo el trabajo que hay detrás, pero antes esto era muy diferente antes las familias sí podían vivir de sus campos y los productos eran justamente pagados.

La algarroba es nuestro chocolate, se cultivaba cerca de las masías para alimentar el ganado y para comerlas los más pequeños de la casa a modo de snack. Hoy os voy a compartir un poco de toda esta sabiduría ancestral convertida a los conocimientos que tenemos ahora sobre la algarroba con su dulzor natural, es nutritiva, energética y una deliciosa sustituta del cacao sin ser excitante.

A continuación os explico qué propiedades y usos tiene la algarroba, y con qué recetas podemos deleitar nuestro paladar. ¿Empezamos?

Foto de una algarroba de nuestros campos

PROPIEDADES DE LA ALGARROBA

La algarroba es el fruto del árbol del algarrobo, es de la familia de las leguminosas y destaca por su elevada composición en minerales como el calcio o el potasio. También aporta fibra soluble, poca grasa y es rica en hidratos de carbono. Su sabor dulzón nos alegra algunos postres o preparaciones calientes típicas de invierno, pero huyendo de factores excitantes como los que sí que tiene el cacao. La vaina de la algarroba se tuesta, se tritura y de ella se elabora la harina, la forma más común y conocida de consumirla.

#nutrinfo

· Minerales: el potasio y el calcio son los minerales que más destacan en la algarroba. De hecho, por cada 100 gramos, se estima que hay 827 mg de potasio y 348 mg de calcio.

· Fibra: el nivel de fibra soluble por cada 100 gramos suele situarse alrededor de los 39,8 gramos, por lo que es un alimento recomendable para aquellas personas que necesitan de los beneficios de la fibra prebiótica para alimentar de la mejor manera posible a toda la microbiota intestinal.

· Hidratos de carbono: a diferencia del cacao, la algarroba tiene un elevado porcentaje de hidratos de carbono y es baja en grasa.

· Sabor: tiene un sabor dulce que recuerda al cacao, pero con la suerte de no tener teobromina que es excitante.

En esta foto (fallida y mal enfocada, me perdonaréis) intentaba mostrarte una vaina abierta y como se ve el garrofín (semilla de la algarroba) que se usa para preparar la goma de garrofín (E410) espesante muy usado en preparaciones como por ejemplo helados.

USOS

El uso más tradicional y conocido de la algarroba es el de su consumo en forma de harina (sin gluten) para preparar bizcochos, magdalenas y un sinfín de postres o meriendas dulces. Se suele mezclar con otras harinas para elaborar estas preparaciones y, si no se lo cuentas a nadie, es muy posible que ni se enteren de que no es chocolate.

La harina de algarroba también se puede espolvorear sobre frutas o demás comidas, a las cuales les queramos añadir un punto de caramelo. El típico ‘chocolate caliente a la taza’, puede elaborarse de igual forma con la algarroba, eso sí, teniendo en cuenta que primero habrá que hervir el líquido (leche o bebida vegetal que utilicemos) y después añadir la harina de algarroba, ya que si la ponemos a hervir puede desprender un desagradable gusto amargo. 

Pero si hay un uso que cada vez se utiliza más en la industria alimentaria, y que es muy desconocido entre la población, es el de su poder espesante. Concretamente, se utiliza la goma de garrofín, un espesante natural que proviene de la algarroba y que sirve para darle forma y textura a helados y demás preparaciones cremosas. Si habláramos en lenguaje de tecnología de los alimentos, al garrofín pasaríamos a llamarle E410, así que, si ves que un producto lleva este componente, no huyas de él. 

En definitiva, la algarroba es una buenísima opción para todas aquellas personas que quieran consumir una harina de proximidad dulce y sin gluten, y que, a su vez, apuesten por reducir sus ingestas de cacao por no ser excitante. La algarroba también suele ser sustituto del cacao en protocolos como el AIP donde se intenta evitar el consumo de cacao. Además su consumo, nos reconecta con nuestras raíces mediterráneas y nos ayuda a revalorar los productos que tenemos cerca, y que nos recuerdan que formamos parte de una historia, una cultura, una tradición y un estilo de vida que está marcado en gran parte por los frutos que la tierra hace brotar a nuestro alrededor. 

Y para que nunca más se te olvide lo buena que está la algarroba y la de usos que puedes darle a partir de ahora, a continuación, os dejo la receta de un brownie de algarroba (ya va por mi tercer brownie en esta web) para que descubras o te reconcilies con ella. ¡Salud!

Además de este brownie que ahora os comparto, tenéis otros dos en la web: el brownie de boniato #aip y el brownie de sarraceno (al que puedes sustituir el cacao por algarroba).

RECETA BROWNIE

Ingredientes:

· 300 g boniato cocido

· 40 g harina de algarroba

· 50 g de aceite de coco

· 70 g azúcar de coco, opcional (o unos 5-6 dátiles medjoul)

· 4 huevos

· un puñado de avellanas o nueces (opcional)

 

Procedimiento:

1. Cocer el boniato al vapor u horno, pelar, sacar pelitos y posibles partes duras como las fibras centrales; machacar con un pasapurés, tenedor o con las manos.

2. Añadir el boniato y resto de ingredientes en un procesador o robot de cocina y triturar, aunque se hace perfectamente también mezclando de forma manual. Prueba el sabor de la masa antes de hornear y ajusta de sabor según tus gustos, si hace falta algarroba o si es muy amargo para tu gusto añade más azúcar de coco.

3. Colocar el papel de hornear en un molde sin mucha altura, embadurnar con aove o aceite de coco y verter la mezcla por toda la superficie. Decorar con los frutos secos troceados o enteros al gusto y cocer al horno 20-25 minutos a 160º o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. Ten en cuenta que la textura del brownie ya es húmeda, tienes que fijarte en que salga limpio, no en que no se vea húmedo.

Dejar enfriar antes de servir. Puedes preparar una capa de chocolate negro por encima si quieres terminar de darle un punx 😉

 

Puedes animarte a preparar este brownie o cualquiera de los otros dos de la web:

El brownie de boniato #aip

El brownie de sarraceno

Marta Romera que ha colaborado en la confección de este artículo también tiene recetas con algarroba en su Instagram y, entre ellas, unos donuts con algarroba que seguro también te apetece ver, es aquí: Donuts de calabaza y algarroba

 

No hay comentarios

Escribe un comentario