ROSQUILLAS DE LA IAIA GLASEADAS

Mi abuela paterna, la iaia Cinta, nos preparaba unas rosquillas fritas que olían a anís y estaban bañadas en azúcar.

Un escándalo.

La iaia Cinta solía vestir su delantal de cuadros cosido por ella misma, mientras cocinaba a la vez que atendía la bodega, todo amenizado con su voz siempre alegre cantando y riendo.

Yo jugaba a molestarla desatándole el delantal a cada minuto, ella siempre me sonreía y me hacía cosquillas. Nunca se enfadaba. Ahora que lo recuerdo me doy cuenta de cuanto admiro su paciencia y buen humor.

Hoy la he ido a ver a la residencia de mi pueblo donde la cuidan de maravilla. Mi abuela ya no sabe muy bien quién soy, le soy familiar pero no me reconoce del todo. Ya no le puedo deshacer el delantal porqué ya no cocina pero hemos salido a andar y nos hemos hecho cosquillas, la he abrazado y le he dicho que hemos versionado sus rosquillas de Semana Santa.

Hoy te comparto este recetón que me recuerda a ella aunque al final sea un híbrido entre las rosquillas de mi abuela y los donettes de mi adolescencia.

La masa me recuerda a las rosquillas a sus rosquillas (aunque sin anís, ni azúcar blanco, ni gluten, ni fritos) y el glaseado es de manteca de coco aunque puedes puedes hacerlo con chocolate negro u otro invento que te venga a la mente. Por muchos puntos que veas en los pasos de abajo la receta es más fácil de lo que parece.

Espero que en estas fechas te permitas nutrir tu hambre de corazón y honrar a tu familia y sus recetas ancestrales y a la vez cuidar de ti si lo necesitas, al final de la receta te añado otras recetas para Pascua.

Esta receta está patrocinada por La Grana y en ella encontrarás todos sus maravillosos productos linkados, el mix que hemos usado es su Mix sin gluten integral que es nuestra opción para versionar recetas sin gluten tradicionales.

 

Ingredientes:

· 260 gr de harina mix sin gluten integral

· 50 gr de azúcar de coco o eritritol

· 2 huevos eco

· 8 gr de levadura en polvo sin gluten

· 1 lata de leche de coco 17% materia grasa

· ralladura de un limón

· 1 cp de psyllium

· AOVE

· 1 pizca de sal

 

Para la cobertura de manteca de coco:

· 500 gr de coco rallado

· 500 ml de agua

· Pizca de azúcar de coco o eritritol (opcional)

 

Preparación:

1. En un bol mezclamos bien la harina, la levadura, psyllium, el azúcar y la sal.

2. A continuación rallamos la piel de un limón y lo añadimos a otro bol donde pondremos todos los líquidos.

3. Abrimos la lata de leche de coco. Verás que queda un parte sólida y cremosa arriba y una parte líquida abajo.

Añade 90 gr de la capa grasa espesa al bol con el limón rallado y de la misma lata vertemos 35 gr del agua de coco líquida de abajo  y removemos.

4. Batimos los huevos y los añadimos al bol de los líquidos. Con una varillas removemos hasta que todos los líquidos queden homogéneos.

5. Juntamos el bol de los líquidos con el de los sólidos y amasamos con una espátula o cuchara para que no se nos pringuen las manos. Verás que al cabo de un rato la masa ya estará más compacta y no se pegará (esto es porqué el psyllium absorbe el agua que hay de más, si ves que aún se pega después de mezclar 5-10 min añade más psyllium).

6. Amasamos con las manos un ratito hasta que esté bien homogénea. Dejamos reposar la masa 10-15min

7. Preparamos una bandeja con papel de hornear untado en aceite y encendemos el horno a 160º.

8. Con las manos untadas de aceite cogemos un puñadito de masa, le damos forma de cilindro haciendo un churro con las dos manos (como si hicieras plastilina 😉 de entre 1 y 2 centímetros de grosor y unos 10 cm de largo y lo unimos por los dos extremos formando la rosquilla. Colocamos en la bandeja para hornear y repetimos hasta terminar la masa.

9. Introducimos en el horno unos 15-20 minutos a 160º, el tiempo dependerá del horno, nuestro horno es de gas. Ten en cuenta que la textura es de rosquilla es más espesa que la del bizcocho pero aún y así continúa siendo tierna y jugosa.

10. Para la cobertura hemos usado una manteca de coco casera que ya os enseñamos a preparar en el pan de plátano macho en panificadora. Pero os hemos querido preparar un vídeo para que veáis que fácil es preparar una manteca de coco casera, solo necesitas un mínimo de 500g de coco rallado y una buena batidora de vaso y batir hasta que empiece a formar una pasta. Cuando ya no queden partes secas del coco y la manteca esté bien emulsionada, vertemos 500 ml de agua caliente y continuamos mezclando hasta conseguir una manteca homogénea. No lo hagas con el agua fría o se endurecerá y el motor de tu máquina va a sufrir mucho.

11. Vertemos un poco de esta manteca en un bote para ir consumiendo tipo mantequilla porqué te va a sobrar mucha seguro. Cuando las rosquillas estén enfriadas las cogemos y las mojamos por la parte superior, les damos la vuelta y la colocamos en una fuente, echamos por encima una pizca de eritritol o azúcar de coco antes que la manteca se endurezca. Podemos enfriar un ratito al exterior o en la nevera y listas para comer.

Por supuesto puedes hacer las mismas rosquillas y bañarlas en chocolate negro y pepitas por ejemplo de avellana o manteca de coco y frutos rojos deshidratados,… a mi esta última me ronda por la cabeza 😉

¡Estoy segura que las vas a disfrutar mucho!

Otras recetas muy interesantes para una Semana Santa sin gluten, lactosa ni azúcar refinado:

MONA DE PASCUA SIN GLUTEN NI LACTOSA
MONA DE NARANJA SANGUINA, CHOCOLATE Y MIEL

 

 

2 Comentarios
  • Ana Sanchez
    Escrito el 19:01h, 19 marzo Responder

    Hola preciosa! Gracias por este recetón y todo tu fantástico contenido. Te quería preguntar qué lleva el mix de harinas de la grana para saber si puedo hacerlo con las cosas que tengo por casa. Gracias Bella y feliz cumple!

Escribe un comentario