PSORIASIS: ABORDAJE INTEGRATIVO, DESDE LA RAÍZ

Nutrición antiinflamatoria, ejercicio físico, Sol, suplementación recomendada, agua de mar,… te  cuento qué debes tener en cuenta para atender de forma integrativa tu psoriasis y minimizar todo lo posible su expresión. En este post te comparto mucha información de valor para que puedas profundizar en la raíz de esta patología, su funcionamiento, desencadenantes y síntomas. Pero sobre todo para que te empoderes en el camino hacia la mejora de tu salud a nivel integral. 

Tenía este post a medio escribir en motivo del Día Internacional de la Psoriasis que fué hace ya algunas semanas y ¡ya lo tenéis aquí fresquito! Personalmente siempre me ha interesado estudiar en más profundidad sobre esta patología (y en general sobre todas las autoinmunes) porque tengo psoriasis así como varios de mis familiares (que también tienen artritis reumatoide). La psoriasis ha sido el motor que me ha llevado a aprender más profundamente sobre nutrición, dietoterapia, eje intestino-cerebro, terapias psicoemocionales, estilo de vida ancestral y terapias energéticas. Lo he probado casi todo y poco a poco he ido ampliando esta experiencia trabajando estos últimos años en consulta acompañando a personas con esta condición y otras autoinmunes. Si quieres saber más sobre mi historia con la psoriasis te adjunto la entrevista a Radió Constantí donde hicimos un Programa especial sobre la Psoriasis .

En este post voy a compartir varias cosas que me han ayudado y que tengo en cuenta en consulta individual desde un abordaje integrativo de la psoriasis. Ten en cuenta que lo que aquí te comparto NO constituye un asesoramiento personalizado e individual. Hay un largo camino desde el saber la información (cognición) hasta integrar en tu vida esa teoría (acción). En este caso la distancia entre el conocimiento y pasar a la acción requiere de acompañamiento profesional sobre todo desde un abordaje integrativo. Sino es muy posible que falte perspectiva, contexto y conocimientos clínicos para ver como se expresa la patología en el contexto de vida de la persona y poder sugerir cambios progresivos adaptados a la persona y que a largo plazo permita una mejora de tu calidad de vida de forma consistente.

Por lo tanto acude a un profesional de la nutrición con formación integrativa que te guíe, que te haga una entrevista profunda para leer tu estado de forma amplia y poder trazar juntos un camino respetuoso y a la vez profundamente sanador. Si estás interesada en hacer este trabajo junto a mi en consulta individual aquí tienes la información de La Consulta, en estos momentos estoy empezando a dar horas para nuevos procesos en consulta individual para febrero. Si quieres más información contáctame a consulta@duniamulet.com

Dicho esto, vamos al lío.

En las fotos evolución de mi psoriasis

 

¿QUÉ ES LA PSORIASIS?

 

Gran pregunta. La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel que produce picazón, dolor y la formación de escamas plateadas, así como enrojecimiento de la piel. Suele aparecer en partes del cuerpo como hombros, espalda, rodillas, codos y cuero cabelludo, pero también puede afectar en zonas más sensibles como los genitales, ano, axilas, plantar o incluso debajo las uñas. 

La psoriasis afecta alrededor de un 2% de la población, es una enfermedad autoinmune y presenta un fuerte carácter hereditario. De hecho, hay estudios que afirman que, si uno de los progenitores padece esta enfermedad, sus hijos tendrán un 30% de posibilidades de desarrollarla a lo largo de su vida. 

Hace 100 años había 100.000 pacientes menos de psoriasis en España que actualmente, la epidemiología cada vez muestra más prevalencia y las afectaciones cada vez son más potentes. Es muy posible que los cambios en el estilo de vida, los alimentos altamente procesados, desequilibrio entre Omega 6 y Omega 3, la disminución del ejercicio físico y contacto con el Sol y la naturaleza y mayores niveles de estrés (entre muchos otros factores) estén detrás de este aumento. Tampoco podemos olvidar que es posible que ahora haya más diagnósticos que hace 100 años. 

 

Pero mi lógica me dice que ahora comemos peor, estamos más estresados, nos movemos menos y estamos menos en la naturaleza y, teniendo en cuenta, que estos son factores claves en relación al desarrollo y mantenimiento de esta enfermedad tiene todo el sentido que hayan aumentado los casos diagnosticados.

 

DESENCADENANTES Y CAUSAS DE LA PSORIASIS

 

La causa de la psoriasis es un desajuste o exacerbación en el sistema inmunitario que se expresa en nuestra piel. En un proceso llamado recambio celular, las células de la piel que crecen en la parte más profunda de la piel avanzan hacia la superficie. Normalmente, esto demora un mes. En la psoriasis, ocurre en tan solo algunos días debido a que las células avanzan demasiado rápido observándose esta hiperproliferación queratinocitos. Es genéticamente determinada, inmunomediada por los linfocitos T, exclusiva del género humano y suele darse al final de la adolescencia o etapa adulta. Video cortito sobre sintomatología y proliferación.

A menudo los desencadenantes son multifactoriales, se mezcla herencia genética, con disbiosis, estrés elevado, estilo de vida sedentario y baja densidad nutricional en la alimentación, entre otros. Hay varios actores que interaccionan a nivel de desencadenar y mantener la patología, (como en todas las patologías autoinmunes).

Los he dividido en 2 grandes Factores genéticos y Factores epigenéticos:

 

FACTORES GENÉTICOS

 

El carácter hereditario familiar de la psoriasis es conocido y uno de los más determinantes a la hora de llegar a desarrollar esta patología. Por lo tanto la  predisposición genética en la psoriasis es uno de los primeros factores a valorar. Se estima que si uno de los padres tiene psoriasis hay un 30%, de posibilidades de desarrollar y un 60% si los dos padres están afectados. Además, estudios en gemelos en los que por lo menos uno de ellos tiene psoriasis da 72% en gemelos monocigóticos y de 23% en dicigóticos.  Se trata de una enfermedad multigénica, en la cual están implicados diversos genes y no sigue una herencia mendeliana. Son numerosos los genes que intervienen en la enfermedad y existen actualmente grupos de investigación que estudian la posibilidad de más variantes génicas. Todos estos genes tienen funciones tanto en la inmunidad innata como en la inmunidad adaptativa (estudio).

En relación a sí afecta más a hombres que a mujeres y en qué medida, hay disparidad de opiniones. En la mayoría de investigaciones se asegura que la psoriasis afecta por igual a hombres que a mujeres, no obstante, hay estudios que marcan algunas diferencias entre ambos. 

Una de estas diferencias es cuando observamos las zonas del cuerpo con más prevalencia según el sexo y, en este sentido, parecer ser que las mujeres muestran más puntuaciones PASI (índice que calcula la severidad de la psoriasis en la piel) en la zona del cuero cabelludo en comparación con los hombres (estudio).

Además hay que tener en cuenta que en general la mayoría de las enfermedades autoinmunes son más prevalentes en mujeres que en hombres. Este sesgo por sexos se debe a que las hormonas sexuales tienen un papel crucial en la respuesta inmunitaria: siendo los estrógenos potentes estimuladores de la autoinmunidad y los andrógenos juegan un papel protector. Este sesgo puede afectar también a la gravedad de los síntomas, el curso de la enfermedad, la respuesta a la terapia y la evolución general de los síntomas (estudio). Por lo tanto si eres mujer estate atenta a tu ciclo hormonal, menstruación y síntomas que puedan indicar que a nivel de hormonas sexuales puede haber algún desequilibrio (por ejemplo exceso de estrógenos con la consecuente sobrecarga a nivel de hígado). Si quieres aprender a conocer tu ciclo menstrual en profundidad te recomiendo explorar el método sintotérmico como herramienta de autoconocimiento del ciclo hormonal y del funcionamiento de tu cuerpo, para mi está siendo un descubrimiento brutal.

FACTORES EPIGENÉTICOS O DE ESTILO DE VIDA

 

La epigenética es un término derivado del griego que significa «encima de la genética», estudia cómo el ambiente y la historia del individuo influyen sobre la expresión de los genes y en el conjunto de la transmisión de los caracteres adquiridos de una generación a otra.

Entre ellos encontramos: el tipo de alimentación, la exposición al Sol, el descanso, el movimiento y actividad física, estrés psicológico y el estilo de vida en general, son factores muy importantes que pueden ser determinantes en la manifestación o no de  la enfermedad por primera vez y su posterior mantenimiento. Se valoran también otros factores ambientales, como consumo de drogas, tabaquismo y alcohol, traumatismos físicos (lesión cutánea que provoca el fenómeno de Koebner), estrés, microorganismos e infecciones (estudio) entre otros.

 

Movimiento y ejercicio físico

 

El movimiento, el ejercicio, el estar activos es una de las cuatro patas fundamentales para la salud. El movimiento es intrínseco a la evolución y vida del ser humano, hemos tenido que movernos para comer, buscar agua, sobrevivir, relacionarnos,… solo ahora el movimiento se ha vuelto en algo opcional, algo que hacer para conseguir un fin y se ha disgregado de su funcionalidad de supervivencia evolutiva. La vida moderna nos ha robado la necesidad de movimiento y ahora parece que es algo que debemos hacer. La mayor parte no somos conscientes de nuestra limitaciones hasta que no tenemos dolor de espalda, dolores musculares o articulares, lesiones o subimos unos cuantos pisos de escaleras y nos ahogamos. El movimiento libre y continuo de la infancia pasa a ser reemplazado por largas horas sentados en el cole, luego en el instituto y luego en la universidad y trabajo sedentario. Así vamos perdiendo: masa muscular, movilidad articular, densidad ósea y mostrando más resistencia a la insulina y poca flexibilidad metabólica.

Y por supuesto sudamos menos que antes y la excreción de substancias tóxicas a través de los poros de la piel (a menudo tapados con cremas o sustancias tóxicas que contienen disruptores endocrinos) se ve comprometida o disminuida.

Exposición al sol y niveles de vitamina D

 

La síntesis de vitamina D es esencial en el tratamiento integrativo de la psoriasis. Tomar baños de sol conscientes graduales y adaptados a tu fototipo de piel (I,II,III o IV), época del año y sin crema solar mejora el estado inflamatorio y de descamación de las placas de psoriasis y aporta una mejora en su apariencia externa. Unos buenos niveles de vitamina D en sangre deberían situarse alrededor de 80-95 ng/ml puntos en sangre. De no ser así es necesario valorar mediante analíticas y estado de salud una suplementación suficiente que ayude a aumentar estos niveles, en muchos casos es necesario temporadas de altas dosis (sobre todo en invierno y en personas que tienen poco contacto con el Sol).

Además se ha visto que la exposición a los rayos ultra violeta UV puede suprimir el sistema inmune a través de una serie de mecanismos independientes de la vitamina D, que incluyen la inhibición de la presentación del antígeno, la alteración de los niveles de citoquinas inflamatorias y la inducción de poblaciones de células T supresoras (estudio). Por lo tanto, esto sugiere que la radiación UV probablemente desempeña un papel en la inmunosupresión independiente de la producción de vitamina D. 

La vitamina D3 se obtiene básicamente a través de la piel donde se sintetiza bajo la influencia de los rayos ultravioleta solares, y posteriormente sufre una hidroxilación en el hígado para convertirse en 25-hidroxi-vitamina D3 (25-OHD3), ves otra razón para tener un hígado que funcione correctamente 😉

Así que si ves un rayo de sol, no dudes, apaga las pantallas y regálate 15-10 minutos de vitamina reparadora. Aquí te dejo el gráfico de un estudio donde se explica de forma clara el tiempo de exposición solar para conseguir 1000 UI de Vitamina D3 según la época del año para evitar quemarnos y conseguir al máximo sus beneficios.

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0048969716320307?via%3Dihub

 

Factores psicológicos, emocionales y estrés

 

Estrés, ansiedad, equilibrio entre activación del SNS y calma del SNP, estimulación o no del nervio vago, sanación de traumas pasados, relación con la mente y pensamientos, gestión emocional, capacidades comunicativas asertivas, sentimiento de pertenencia y grupo, … y más, todos estos los factores son súper importantes y van entreligados con los anteriores.  En el caso de la psoriasis, el estrés o ansiedad tiene un papel fundamental también en la percepción de la enfermedad y la exposición corporal de las placas.

¿Es antes el huevo o la gallina? ¿El estrés es causa de la psoriasis o consecuencia de tenerla? La psoriasis es claramente una respuesta muy evidente al estrés, 3 de cada 4 pacientes responsabilizan al estrés como desencadenante. La mayoría de afectados por ella aseguran que su estado empeora cuando están estresados, aun así, esta relación parece retroalimentarse, ya que el mismo brote de la enfermedad fomenta que la persona se estrese. Solo se han realizado estudios en
animales. El gran problema de estos estudios sobre el efecto del estrés en los síntomas de psoriasis es que la psoriasis en sí misma también causa estrés. Por ello, no hay pruebas firmes de que el estrés cause la psoriasis.

Así que una buena opción en personas con psoriasis es revisar los niveles de cortisol en saliva o en sangre 8am y 16 am. El cortisol es la hormona que se libera como respuesta al estrés), así como el estado del sueño o la capacidad de relajarse, posibles traumas emocionales pasados, relación con la mente/emociones y percepción de la enfermedad.

Para profundizar en posibles raíces emocionales o energéticas en relación a la enfermedad recomiendo trabajar en psicoterapia o en cualquier otra terapia que te llame la atención y el terapeuta te inspire confianza (infórmate de su formación, referencias, estudios, etc.). Personalmente he explorado muchas terapias y enfoques y me he abierto a muchas opciones entre ellas: flores de bach, kinesiología holística, acupuntura, reflexoterapia, reiki, constelaciones familiares, terapia familiar sistémica, meditación y yoga además de mucho contacto con la naturaleza.

Si estás en un momento emocional o psicológico complicado también me parece muy interesante que un profesional valore tu situación en relación a como está tu sistema nervioso central, tu relación eje intestino cerebro y te pueda pautar suplementación y fitoterapia que pueda ayudar a regular estos desajustes y mejorar la parte fisiológica implicada en estos estados de estrés intensos con suplementación adaptada, funcionan muy bien infusiones relajantes como la pasiflora, la tila, valeriana o melisa (también hepáticas o digestivas según el caso), extractos de plantas como la pasiflora, la melatonina, DHA, 5HTP y GABA. Es importante que esto lo individualice un profesional.

Otros factores importantes:

 

Conocer y cuidar el estado de órganos emuntorios (renal, hígado, respiratorio…) es primordial  para las personas con psoriasis, ya que la piel es el último órgano que se manifiesta cuando el resto están saturados. De ahí que sea importante llevar a cabo una alimentación lo más ecológica, de temporada y proximidad posible además de libre de pesticidas, metales pesados y tóxicos. Además las infecciones víricas y bacterianas, así como la exposición a metales pesados (valorar amalgamas de níquel entre otros), son otros de los factores que determinan el desarrollo, remisión o estado de una persona con psoriasis. Si quieres saber más sobre la parte inmunológica implicada en la enfermedad consulta este vídeo cortito dónde lo explica muy bien, no me voy a extender con toda la parte inmune por ser un artículo para población general pero si eres profesional también puedes consultar esto: estudio, artículo.

 

Ahora que ya he explicado un poco qué es la psoriasis factores genéticos y un poco los factores epigenéticos y de estilo de vida me guardo para el próximo artículo la parte de alimentación antiinflamatoria y algunas cositas pendientes de estilo de vida para abordar con más calma y profundidad. Posiblemente la segunda parte salga ya el próximo año, os iré informando 😉

 

 

No hay comentarios

Escribe un comentario