Porqué te interesa reducir la exposición a disruptores endocrinos

Lacas de uñas, tintes, champús, botellas de agua, detergentes, incluso la ropa sintética que nos ponemos a diario… un sinfín de productos que utilizamos en nuestra vida diaria contienen sustancias que se cuelan en nuestro organismo en forma de disruptores endocrinos y afectan a aspectos tan importantes como la salud hormonal o el equilibrio de nuestro sistema inmune. 

Hoy en día estamos más expuestos a tóxicos que nunca en la historia de la humanidad: lacas de uñas, productos para la higiene y color del cabello, cremas y maquillaje, plásticos por todos sitios, la ropa de última moda confeccionada con plásticos reciclados, el agua embotellada en plástico, los productos de limpieza… La mayor parte de productos que encontramos tienen en su composición disruptores endocrinos.

Queremos comodidad y la queremos barata y rápida y eso a menudo va envuelto en plásticos de colores y productos sintéticos que dañan nuestra salud y vuelven un poco loco a nuestro sistema endocrino. Hoy te cuento un poco más sobre los Disruptores Endocrinos o (EDC).

No es que yo sea una experta en el tema (en realidad no me considero experta en casi nada), pero si que he leído, he revisado estudios, he escuchado a Nicolás Olea en el congreso de Salud Integral de la Mujer de Regenera (benditos congresos presenciales), tengo su libro y ya hace mucho que exploro en la disminución de la exposición a estas sustancias en mi vida (principalmente por mi psoriasis). También es algo a lo que doy mucha importancia en consulta sobretodo a aquellas personas que presentan problemas hormonales o de fertilidad. 

A lo mejor piensas que soy quimiofóbica, que exagero o que no será para tanto. Bien léete este post, infórmate bien, hazte tu opinión propia y luego me cuentas. Vamos allá.

Aquí va mi resumen sobre el tema para que sin asustarse y pensar… ¡Total de algo hay que morir!

Te animo a que empieces ni que sea por pequeños cambios, por tu salud, por los que vendrán después de tí y por la salud del planeta.

DISRUPTORES ENDOCRINOS O EDE

El sistema hormonal o endocrino es nuestro sistema de comunicación interno, encargado de la homeostasis de nuestro organismo, su crecimiento, desarrollo, metabolismo y reproducción. Está formado por glándulas que secretan hormonas, estas hormonas viajan por la sangre hasta los receptores situados en los tejidos y órganos, para iniciar o bloquear funciones básicas para el cuerpo.

Imagen de la exposición EDC 

Pues bien, el problema de los disruptores endocrinos (presentes en alimentos, productos cosméticos, plásticos, etc) radica en que nuestro cuerpo se confunde. Nuestro cuerpo interpreta que los disruptores endocrinos son las propias hormonas que produce endógenamente nuestro cuerpo.

El parecido químico de los contaminantes hormonales con nuestras hormonas es muy grande, nuestro cuerpo no está acostumbrado a interactuar con este tipo de moléculas y se confunde. Esto hace que se activen o bloqueen funciones importantes para la supervivencia.

Veamos una imagen gráfica:

Imagen de la web https://www.libresdecontaminanteshormonales.org/ 

 

Os dejo también un vídeo explicativo muy cortito donde se explica qué son los disruptores endocrinos y cómo nos afectan:   ‘NICOLAS OLEA* Exposición y efectos de los disruptores endocrinos’.

Nicolás Olea* es catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada y médico en el Hospital Clínico San Cecilio de Granada y un referente en el país y en el mundo sobre el estudio de los disruptores endocrinos.

¿CÓMO NOS PUEDEN AFECTAR LOS DISRUPTORES?

 

En las últimas décadas se han incrementado, sobre todo, en los países más industrializados, la incidencia de enfermedades del sistema reproductor (infertilidad femenina y masculina pubertad precoz, etc.), de cáncer hormonales (ovarios, mama, testículos, tiroides), y de enfermedades tiroideas, neurológicas, inmunológicas y metabólicas.

La evidencia científica deja claro la relación entre los cambios en el sistema hormonal causados por la exposición a contaminantes hormonales con enfermedades cuya incidencia ha aumentado en las últimas décadas.

Él mismo, Nicolas Olea, explica en su libro ‘Libérate de tóxicos’, que: Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar la síntesis, liberación, transporte, metabolismo, enlace, acción o eliminación de las hormonas naturales en el organismo, con la capacidad de alterar el equilibrio hormonal y provocar así efectos adversos sobre la salud de un organismo o de su descendencia”.

Aquí os dejo algunos de los efectos adversos relacionados con la exposición a disruptores endocrinos:

  • Tumores en órganos relacionados con las hormonas (hipo e hipertiroidismo por ejemplo)
  • Daños en el sistema reproductor masculino
  • Daños en el sistema reproductor femenino
  • Alteraciones del sistema neurológico
  • Enfermedades autoinmunes
  • Enfermedades metabólicas
  • Trastornos del sistema neuronal

 

Y entonces ¿por qué no están prohibidos?

Actualmente los Disruptores Endocrinos siguen sin prohibirse en Europa debido a la enorme influencia que tienen los fabricantes (de plástico, química o cosméticos) sobre la Comisión Europea y sobre muchos países europeos. Las organizaciones sociales, científicas, sanitarias y varios países europeos (Suecia, Francia, Dinamarca) llevan casi 20 años luchando por la prohibición de los disruptores endocrinos. 

¿Dónde encontramos los disruptores endocrinos?

Los EDC se encuentran en multitud de productos de consumo habitual (alimentos, agua, envases, juguetes, textiles, cosméticos, plaguicidas, productos de higiene, materiales de construcción, de uso clínico, etc.).

Estamos expuestos a ellos por diferentes vías: digestiva, respiratoria, dérmica y endovenosa. En este post voy a dejar solo cuatro pinceladas sobre la exposición digestiva y dérmica porque esto es todo un mundo y este artículo no pretende ser exhaustivo sino sembrar curiosidad, pensamiento y una semilla para tomar acción y disminuirlos en tu vida..

EXPOSICIÓN POR VÍA DIGESTIVA

La exposición a EDC a través del sistema digestivo pasa principalmente por el consumo de alimentos convencionales con plaguicidas y contaminantes que se acumulan en vegetales, cereales y frutas no ecológicas, además de productos animales de producción convencional, así como envases alimentarios y materiales de cocina.

Recomendaciones para disminuir tu exposición alimentaria:

· Elige alimentos vegetales y animales de agricultura ecológica y de proximidad siempre que sea posible. En el caso de consumo de carne, huevos y pescado que sean salvajes o de pasto.En caso que no sea posible comprar verduras ecológicas: lava y pela muy bien los vegetales antes de comerlos o cocinarlos.

· Elige envases de vidrio, trae tus bolsas y tuppers a la compra en carnicería o pescadería y busca opciones de compra a granel.

· Reduce el uso en la cocina de materiales plásticos y de sartenes con antiadherentes como el teflón. Usa preferiblemente cristal y hierro colado, acero inoxidable o titanio. Tiendas con productos interesantes Conasi y Claudia & Julia

· Evita calentar los alimentos en envases plásticos en microondas (las ondas hacen que los EDC se liberan en mayor cantidad).

· Elige agua de grifo o envasada en vidrio, mejor que la embotellada en plástico.

· Evita usar papel de aluminio o plástico para cubrir tus alimentos, en vez de eso: usa papel con cera de abeja, un tupper grande o simplemente un paño de algodón (así guardo yo el pan de sarraceno en la nevera).

También se consideran disruptores endocrinos los metales pesados que, de igual forma, podemos encontrar en alimentos y artilugios de uso diario como las cañerías, el maquillaje o peces de gran tamaño como el atún, el cazón, el pez espada entre otros. Sobre el tema del consumo consciente de pescado y metales pesados tienes más información en este post.

Estas son sólo algunas ideas, a continuación te dejo más recursos e información relacionada:

 

EXPOSICIÓN POR VÍA DÉRMICA O CUTÁNEA

 

Según Ecologistas en Acción: “usamos una media de 9 productos cosméticos al día, que se fabrican con unas 10.500 sustancias químicas diferentes, muchas de las cuales son disruptores endocrinos que atraviesan la piel y llegan a la sangre”.

Detergentes de lavadora, productos de limpieza del hogar, bactericidas… todos estos productos pueden tener contaminantes hormonales entre sus ingredientes.

Los disruptores endocrinos están escandalosamente presentes también en productos cosméticos y de higiene cumpliendo funciones como conservantes, fragancias sintéticas, filtros solares, colorantes, etc. Se pueden encontrar en cremas faciales y corporales, jabones y geles de baño, desodorantes, colonias y perfumes, champús, laca y tinte de pelo, esmalte de uñas, pintalabios, crema de afeitar, pasta de dientes, colutorios,…

Se ha observado que dejar de usar durante 3 días productos de cosmética convencional con EDC, reduce drásticamente la contaminación corporal, según una investigación realizada con adolescentes por la Universidad de Berkeley. Entre las muestras de orina antes y después de la prueba se encontraron reducciones de 27% de ftalatos, 45% de parabenos y 36% de triclosán (un potente antibacteriano y EDC).

Las cremas solares convencionales utilizan filtros químicos, como benzofenonas, 4MBC, OMC, además de almizcles, parabenos y ftalatos. Todas estas sustancias son disruptores endocrinos.

Algunas recomendaciones para disminuir tu exposición cutánea:

 

· Productos para lavar los platos convencionales. Busca el sello Ecolabel para un detergente líquido ecológico o también puedes hacer uso de pastillas de jabón caseras.

· Evitar coger los tickets de las compras si no los necesitas (el papel térmico contiene bisfenol A).

· Usar ropa de materiales vegetales y orgánicos como algodón, lino o lana, con tintes naturales a poder ser. Las personas con sensibilidad seguramente habéis notado cómo no toleráis la ropa interior sintética.

· Evitar el uso de productos de higiene menstrual convencionales de un solo uso. Opta por compresas de ropa, copa menstrual, esponja o sino por compresas de orgánicas (aunque sean de un solo uso). Yo he usado la copa muchos años y ahora uso estas compresas de ropa y estoy encantada. Hay muchas personas que las confeccionan de forma artesanal, te invito a buscar en tu entorno opciones con las que te sientas cómoda y apoyes el comercio local.

· Evita la cosmética convencional y pásate a la cosmética ecológica. A mi me gusta comprarla presencial en Cosmética Ecológica – Adonia natur,  Carrer de Balmes, 70 de Barcelona. Tengo muy poquitas cosas: colorete, pintalabios, algún esmalte, rímel y lápiz de ojos y me duran porque apenas me maquillo nunca. No sabría deciros mucho sobre marcas. Mejor preguntad a alguien entendido en el tema.

· Evitar en lo posible el champú, jabón, acondicionador y mascarilla convencionales. Para mi la mejor opción son los champús y jabones sólidos por ser la opción más ecológica con diferencia por no tener envase. Hay muchas marcas, busca alguien que produzca de proximidad en tu zona. Nosotros en Terres de l’Ebre tenemos la marca Matarrania, también he probado los champús sólidos y ungüentos de Naturalyebisah que me encantan y también me gusta comprar jabón sólido para cuerpo y manos a Aroma Flaire de mi pueblo. Para mascarilla no he encontrado ninguna mejor que la de la marca Santé, las sólidas aún no me convencen, sorry. Aunque ahora mismo la uso 2-3 veces al mes y un bote me dura como 4-5 meses porque tengo el cabello mucho más fácil de peinar y fuerte gracias a mi calendario de corte del cabello 😉

· Evitar en lo posible cremas faciales convencionales. En relación a las cremas encontrarás muchas marcas pequeñas, medianas y grandes, para mi es importante que sean de calidad, ecológicas y que den los mejores resultados y que sean de proximidad.

Aunque sinceramente en tema cremas me salto esta última opción. La razón es que me he enamorado del tratamiento facial de Ringana de 4 pasos, el resultado me fascina literal, me deja la cara super limpia, luminosa, con menos marcas de expresión, la piel nutrida y con las arruguitas que empezaban a dibujarse en el torso… una maravilla. Me hago los 4 pasos a diario después de la ducha de la noche y 1-2 veces por semana el  scrub, te dejo aquí los enlaces a los productos de mi tienda por si quieres echar una ojeada:

Los 4 pasos vienen a ser lo siguiente:

1 – Empiezo por aplicar el Fresh Cleanser para la limpieza facial, muy recomendable y resultado espectacular si usas rimel o te maquillas a diario. Me lo aplico y luego lo quito con algodones reutilizables de algodón. Si me ducho antes o exfolio no me lo suelo aplicar.

2 – Luego uso el Tónic calm (tónico para pieles sensibles) que es en spray y refresca que da gusto. También está el Tónico Pure (para pieles más grasas).

3 – Después aplico el serum (yo uso el antiarrugas pero también está el hidratante).

4 – Y para finalizar la crema facial: yo uso la medium pero también tienes light (para pieles grasas) y la rich (para pieles secas).

Si no estás convencida puedes empezar probando las muestras de los 4 pasos, con la primera compra te salen a mitad de precio y además tienes 5€ de descuento, és aquí SAMPLES FACIAL.

Para el Sol recomiendo el protector solar SPF 20 con filtros físicos, una muy buena opción para dejar de lado los filtros químicos de los protectores convencionales, de eso te hablé también este verano en este post: Protección solar consciente y sin tóxicos donde también te recomiendo otras marcas con SPF más alto.

Higiene bucal:

 

Te recomiendo que cuando necesites cambiar tu cepillo de plástico convencional puedas adquirir

uno con productos biodegradables como el de bambú.

Hace ya años que uso pasta de dientes ecológica (desde que empecé a leer sobre los peligros del flúor, nanopartículas y ecología). Actualmente uso la nueva crema de dientes y aceite dental de Ringana. Mi rutina consiste en cepillarme los dientes después de comer y de cenar y por la mañana al despertar hago el oilpulling con el aceite dental y me limpio la lengua.

Si no quieres comprar el aceite dental of course puedes hacer el oilpulling con aceite de coco y, en algunos casos, limpieza también con cúrcuma (ayuda a blanquear los dientes). Yo esta última la hago 3-4 veces por semana, según el tiempo que tenga.

Aquí te dejo los productos por si quieres echar una ojeada:

Cuidado corporal:

 

En el caso de cuerpo prefiero usar aceites vírgenes como el de almendras con un poco de aceite esencial de lavanda u otros aceites esenciales aromáticos, a veces también nuestro propio aove para hidratar más y el de coco para lesiones de psoriasis y partes más secas del cuerpo. También suelo mezclarlos en un spray con 25-30% agua de mar que me va genial para la psoriasis. Para lesiones de psoriasis que pican también uso el  ungüento de hipérico casero que hago yo misma.

Uso este tipo de productos en vez de las cremas porque cunden más y me gusta aplicarlos aún mojada al terminar la ducha además así juego con los olores de los aceites esenciales. 

En el caso de las manos sí uso la crema de manos de Ringana y la suelo aplicar entre consultas como forma de autocuidado y relax mientras me preparo otra infusión o enciendo un poco de incienso natural, como ritual de autocuidado junto con el cacao labial.

EL DESODORANTE

 

Por otra parte, tema desodorante. Este es un temazo, después de usar múltiples desodorantes y decidir incluso no usar ninguno porqué no había ninguno que me protegiera lo suficiente y me generara a la vez confianza respecto a tóxicos, empecé a utilizar el desodorante de Ringana y flipé, me protege a tope, es cremoso y me dura entre 24-36h sin problemas sin irritar y sin dejar blanco. Lo encontré. Si quieres probar antes de hacerte con el desodorante grande (tienes para 4-6 meses) puedes revisar esta muestra y por muy poquito dinero tendrás desodorante para casi un mes.

Como ves en este post te he compartido varios recursos para poder bajar tu exposición a tóxicos desde mi experiencia personal, esto no sustituye ningún consejo de tu dermatologa de confianza. Así que consulta con tu dermatóloga si tienes alguna condición especial.

Esta es mi experiencia y camino, todos los enlaces que encontrarás de Ringana van directos a mi tienda ya que soy colaboradora de la marca, si te inscribes paso a ser tu distribuidora y yo me quedo un porcentaje de las ventas. Eso no quiere decir que solo recomiende esta marca, no. Ya lo has visto. Busco siempre el balance entre ecológico, calidad, resultados y producto de proximidad, a veces la balanza va hacia esta marca y a veces no. Esta es mi realidad y no te voy a recomendar nada en lo que no crea o no haya probado yo misma. Si te suscribes a través de la tienda y quieres que te asesore mejor para tu tipo de piel mándame un correo a admin@duniamulet.com y te atenderé encantada.

 

Y para finalizar una última reflexión sobre los disruptores endocrinos….

 

Tal como se desprende del libro de Nicolás Olea, necesitamos “implementar nuevos métodos de evaluación de los contaminantes químicos antes de que lleguen al mercado y, en definitiva, nuestras casas”. Consideran que los actuales sistemas de protección están “obsoletos y anticuados”, por lo que piden a gritos un cambio de paradigma.

En frente de esta situación incierta y viendo que no se toman aún medidas yo recomiendo:

El Principio de precaución. Es decir, disminuir al máximo la exposición a estas sustancias. No te abrumes y, si lo necesitas, ve paso a paso e infórmate bien para que la siguiente compra que hagas no los contenga.

 

FUENTES Y RECOMENDACIONES:

 

4 Comentarios
  • maite
    Escrito el 12:47h, 15 febrero Responder

    Infinitas gracias por esta información, muy valiosa y muy bien explicado..

    • Dúnia Mulet
      Escrito el 17:35h, 21 febrero Responder

      Te agradezco tu comentario y feedback 🙂

  • Cosmética Natural
    Escrito el 13:48h, 30 abril Responder

    ¡Muy buen artículo! muchas veces no nos damos cuenta de lo que nos estamos poniendo sobre la piel y cómo nos afecta.

    • Dúnia Mulet
      Escrito el 16:48h, 18 junio Responder

      Gracias por tu cometario! Si, es súper importante! Saludos!

Escribe un comentario