GALLETAS DE BONIATO Y COCO

El boniato o patata dulce es un tubérculo exquisito cultivado en gran parte del mundo. Es un alimento rico en hidratos de carbono y fibra. Destaca su aporte en vitamina A (que le da su color anaranjado), vitamina E y C, además es una fuente de minerales como el sodio y el potasio.

Estamos en otoño, su temporada y  mi me gusta sobretodo para preparar postres como prueba de ello tienes también el boniato brownie y las bolitas de boniato postres con muy poco azúcar de coco (o nada) y un sabor espectacular.

Te comparto la receta para unas 40 galletas aproximadamente:

Ingredientes:

· 300 g de boniato al vapor u horno
· 1 taza de coco rallado deshidratado
· 80 g de aceite de coco
· 50 g de azúcar de coco (se puede sustituir por dátiles pero no quedan tan crujientes)
· 50 g de harina de coco
· 2 cucharadas de canela
· Unas gotas de esencia de vainilla
· ½ cucharada de jengibre molido
· 1 pizca de sal marina

Utensilios:

· Vaporera para cocer el boniato
· Moldes redondos para hacer galletas
· Horno

Preparación de la receta:

1. Precalentar el horno a 160 ºC.
2. Mezclar todos los ingredientes juntos en un bol, mientras disolvemos el aceite de coco en el fuego (en verano no hará falta porque ya estará líquido por el calor).
3.  Añadir el aceite de coco y trabajar la masa hasta que esté bien mezclada y compacta. La masa queda muy espesa, con ella se tienen que poder hacer bolitas con facilidad.
4. Hacer bolitas, aplastarlas y cortar la forma redonda con el molde. También se pueden hacer sin molde, quedarán más irregulares ¡pero igualmente buenas!
5. Ir colocando las galletas en la bandeja del horno a la que habremos puesto papel de cocina untado con un poco de aceite de oliva para que no se peguen.
6. Cocer las galletas con el horno a 140ºC (o menos, buscamos deshidratar más que cocinar) durante unos 20 min por un lado y 20 min por el otro.
7. Estar atentos a que no se quemen o queden demasiado secas (mi horno es de gas y esta temperatura y tiempo es lo ideal pero no todos los hornos calientan igual).
8. Una vez cocidas por los dos lados dejarlas dentro del horno con el calor residual para que se terminen de secar (si no quieres que queden tan secas puedes omitir este paso).
9. Una vez enfriadas guardar en un bote para galletas y ¡a disfrutar en buena compañía!

 

 

Esta es una propuesta de galletas saludables que gusta mucho a pequeños y mayores, el resultado es crujiente, aportan saciedad, son dulces naturalmente y ¡con un toque de coco delicioso! A mi me encanta acompañarlas de un café de achicoria soluble con leche de coco sin azúcar. En definitiva, una muy buena opción para introducir puntualmente alimentos dulces mucho más nutritivos y saludables que las galletas convencionales.

¡A disfrutarlas!

 

No hay comentarios

Escribe un comentario