CREMA DE REMOLACHA

Enamorada estoy de la crema de remolacha, es una de mis cremas favoritas, se trata de una raíz con personalidad tanto por su sabor como por su color, de hecho es una raíz que tanto se puede consumir cruda, como cocida o incluso fermentada.

La remolacha es una hortaliza muy rica en azúcares, de su prima la remolacha blanca o azucarera se extrae, como su nombre indica, el azúcar refinado de cadena industrial. Pero veamos la remolacha roja o de huerto que es la que nos interesa y es más beneficiosa que la otra.

Aunque la roja sea también rica en azúcares éstos son de asimilación lenta gracias a su aportación en vitaminas, minerales y fibra. La remolacha es interesante nutricionalmente por su alto contenido en vitaminas, sobretodo del grupo B (B2, B3, B6 y B9) y en minerales, entre los cuales destacan el yodo, el hierro, el potasio y el sicilio.

Contiene también flavonoides, este pigmento que le aporta su característico color morado, y que actúan como potentes antioxidantes. Por contra, hay que tener en cuenta que también contiene ácido oxálico, por eso se desaconseja en personas con predisposición a formar cálculos renales.

Como os comentaba, se puede consumir cruda, hervida, al vapor, al horno, fermentada como desees, es muy versatil, está deliciosa y ¡con un color increíble!

Mi receta base es muy sencilla, os propongo esta crema que si aún no habéis probado, os invito a preparar porque es un acierto seguro.

 

Ingredientes para 4 personas:

– 4 remolachas pequeñas o 3 medianas

– 2 cebollas medianas

– 500 ml de agua o caldo ligero

– Aceite de oliva virgen extra (aove)

– Una pizca de cúrcuma, 1c de tomillo seco (o si puedes fresco), sal y pimienta negra

 

Preparación:

1. En el fondo de una olla dorar la cebolla a trozos medianos con un poco de aceite.

2. Cuando esté dorada añadir la remolacha a trozos, mezclar y saltear unos minutos más junto con todas las especies y la sal.

3. Cubrir con el agua o el caldo y dejar que hierva para que se cocinen bien. La elección de usar agua o caldo dependerá de vuestros gustos, con el agua la crema saldrá más suave y ligera, aunque si usas un buen caldo la receta pasará a ser nutricionalmente más rica.

4. Dejar hervir 10-15min o hasta que la remolacha esté tierna.

5. Triturar hasta conseguir la textura deseada, añadiendo más o menos agua según tus gustos.

¡Y listo! Ya veis lo sencillo que es preparar una receta sorprendente, tanto por su sabor como por su color llamativo, en un momento y con muy pocos ingredientes ¡Buen provecho!

No hay comentarios

Escribe un comentario