COCA DE QUARTO CON CEREZAS

Esta semana sí que sí os ¡os traigo la coca de cuarto con cerezas! La espera ha valido la pena, os lo aseguro, este es un fantástico postre de temporada, muy esponjoso y reconfortante, con solo 4 ingredientes base y ¡sin gluten, ni cereales, ni azúcares refinados y tampoco levadura! ¿El secreto? La técnica 😉 te cuento…

Este es un bizcocho que parte de la cocina tradicional mallorquina, la coca de cuarto. La original es una receta de solo tres ingredientes: huevos, fécula de patata y azúcar, el resultado es espectacular y queda un bizcocho hiper esponjoso. El secreto está en la técnica, en como trabajamos estos ingredientes, por eso nos hemos animado a preparar esta receta en vídeo donde te explicamos de forma rápida y visual todos los pasos y técnica, ¡ nuestro primer vídeo de youtube!

Nos inspiramos en la receta original de la coca de cuarto mallorquina cambiando la fécula de patata por almidón de tapioca (a menudo también se utiliza almidón de maíz o maicena). La fécula de patata no me gusta tanto porqué es una solanácea que en algunos casos puede favorecer la inflamación, tampoco hemos querido usar almidón de maíz porque, aunque no lleve gluten, es un cereal muy modificado y también suele tener efecto proinflamación a nivel intestinal. Así que hemos querido probar con el almidón de tapioca y el resultado ¡ha sido espectacular! Ésta es un raíz lejana pero más interesante a nivel nutricional que los cereales, personalmente me gusta promover el consumo de raíces por encima del de cereales. Esta en particular puedes usarla tanto para postres como para preparaciones saladas, con muy poca cantidad conseguimos un buen espesor, genial para substituir otros almidones más proinflamatorios.

A la hora de adquirirla os recomiendo que os aseguréis que sea de cultivo ecológico y que no esté mezclada con otras harinas para abaratar los costes. Nosotros la compramos en La Grana, os dejo adjuntos los enlaces para que podáis encontrar el producto con facilidad por si queréis revisar: envase de 0,5 kg y envase de 2,5 kg.

Para la receta hemos utilizado cerezas porqué están de temporada y nos apetecía mucho preparar una receta dulce con ellas, pero puedes prepararla con arándanos, fresas u otro fruto rojo que te apetezca, el truco es poner la fruta en el fondo y no girar la tarta hasta que se enfríe para que el bizcocho no baje. Nosotros la hemos preparado sin quitar los huesos de las cerezas pero por supuesto, si deseas quitarlos está genial. También puedes preparar la receta sin las cerezas y entonces tendrás una coca de cuarto clásica reversionada a nuestra manera 😉

También es importante que el molde sea de metal y no de cristal porqué al final lo «asustamos» pegando un golpe seco en el suelo 😉 Puedes ver todos los pasos de forma visual en el vídeo.

INGREDIENTES:

· 6 huevos

· 100 gr de almidón de tapioca

· 100 gr de azúcar de coco

· 700 gr de cerezas (o que cubra el fondo del molde)

· 1 c de semillas de anís

 

PREPARACIÓN:

1. Molemos las semillas de anís en la mini blender. Cuando estén bien molidas en el mismo bote añadimos el azúcar de coco y molemos hasta que quede fino como el azúcar glas blanco. Añadimos esta mezcla a las yemas y removemos hasta que esté todo bien integrado.

2. Cascamos los huevos separando las claras de las yemas en dos boles diferentes.

3. Montamos las claras de huevo a punto de nieve. Este paso es esencial, es importante que queden muy muy bien montadas, nada de líquido en el fondo del bol. Es ideal utilizar una batidora eléctrica para facilitar el proceso. Cuando tengamos las claras montadas más espesas que hayamos hecho jamás, añadimos la mezcla de las yemas y el azúcar y vamos integrando con movimientos envolventes. Quedarán las claras montadas con un color marrón.

4. A continuación añadimos el almidón de tapioca (o el que tengamos) a ésta mezcla tamizándolo poco a poco con un colador fino y realizando movimientos envolventes con una espátula a medida que lo introducimos, tiene que quedar una masa muy aireada y esponjosa.

5. Precalentamos el horno a 175º y preparamos un molde circular o rectangular (tendrá que ser metálico o plástico para el último paso del proceso) con papel de hornear untado en aceite. Disponemos las cerezas en el fondo del molde (nosotros hemos utilizado uno de 26 cm de diámetro) hasta que cubran toda la superficie y vertemos la masa encima hasta rellenar 3/4 partes. Horneamos unos 40 minutos aproximadamente, podemos comprobar antes de sacarlo con un palillo de madera para asegurarnos el punto de cocción.

6. Cuando veamos que la masa está lista apagamos el horno, lo sacamos y, antes que el bizcocho se enfríe, tendremos que darle un golpe seco para que no se baje. Cogemos el molde con las dos manos y desde la altura del estómago más o menos, dejamos caer el molde para que golpee en el suelo (podemos poner un paño en el suelo). Aunque parezca una excentricidad, éste gesto de «asustarla» es importante para que no pierda gran parte de su volumen y esponjosidad.

Esta coca de cuarto con cerezas ha sido un gran descubrimiento que se queda en nuestro recetario básico de masas y postres para ocasiones especiales, esperamos que también pase a formar parte del tuyo.

Si te ha gustado esta receta ¡compártela con los tuyos en la mesa y en redes!

 

No hay comentarios

Escribe un comentario