Chips de Col Kale

Crujientes, sabrosas, supernutritivas y con una buena dosis de personalidad. Así son las chips de kale no dejan indiferente a nadie o te gustan mucho o no te gustan, a mi me encantan, porqué son saladitas y crujientes (casi como unas chips 😉 y ese sabor a queso de la levadura nutricional… ummmm…

A parte de ser deliciosas, son una forma muy original y fácil de comer col cruda y aumentar así el aporte de fibra y nutrientes en nuestra dieta. Te imaginas substituir las patatas chips ¿por estas chips de col kale? Aunque puedas pensar que rollo, la verdad es que están muy buenas, sorprenden y ¡menuda diferencia para tu organismo!

Además teniendo en cuenta que a esta receta le sumamos las propiedades de la levadura de cerveza o nutricional, sólo puedo decir…. ¡guau! saladitas, crujientes, sabrosonas y super nutritivas. ¿Quieres saber más? ¡Continua leyendo!

 

#nutrinfo

 

· Alta en fibra: Este tipo de col contiene una buena dosis de fibra que nos ayuda a regular el transito intestinal. Además, la fibra de la col rizada se une a los ácidos biliares y ayuda a regular los niveles de colesterol en la sangre, lo que ayuda a reducir el riesgo de tener enfermedades del corazón.

· Gran poder antioxidante: También es una buena fuente de fitonutrientes (sustancias naturales que se encuentran en los pigmentos vegetales) principalmente carotenoides y flavonoides, dos antioxidantes asociados a propiedades anticancerígenas.

· Rica en Minerales: Grandes dosis de Hierro y Calcio. Además, contiene un buen dosis de hierro no hemo y calcio. Contiene 135 mg de calcio por cada 100 g  que representa el 14% de la dosis diaria recomendada. Además, a diferencia de otras verduras de hoja verde como las espinacas tiene una proporción muy baja de ácido oxálico (que interfiere en la absorción del calcio), lo que facilita que aprovechemos al máximo el mineral absorbido.

· Altísima en Vitaminas: 100g nos aportan sobradamente la ración diaria de vitamina C, A y K, 100g de Kalé contienen el 200% de vitamina C que requerimos diariamente que será de gran ayuda para poder asimilar el hierro no hemo que aporta la misma col. Tengamos en cuenta que para aprovechar esta vitamina debemos comer cruda o deshidratada en deshidratadora para evitar que se dañe con el calor. También tiene un aporte muy alto en vitamina A el 308% de la dosis diaria, esencial para una buena salud ocular, un buen estado de la piel y mucosas. Además, su aporte en vitamina K es espectacular: 100 g proporcionan el 1021% de la ingesta diaria recomendada, ayuda al metabolismo óseo y la coagulación sanguínea. Por este motivo, el consumo de kale está contraindicado en caso de tomar medicación anticoagulante, ya que puede interferir con el fármaco.

· Ácidos grasos: 100g de col rizada contienen un 36% de la dosis diaria recomendada de ácidos grasos omega-3, que ayudan a luchar contra los trastornos, muy interesante para la prevención de enfermedades inflamatorias, enfermedades mentales

#nutrinfo (fuente)

 

#lareceta

 

Ingredientes

· 125 g de kale (sin el tronco)

· 35 g de levadura de cerveza o nutricional

· 25 ml de aceite de oliva virgen extra

· ajo en polvo

Procedimiento

1. Una vez la col está limpia, la cortamos en trozos del tamaño de una patata chip aprox.

2. Ponemos toda la col cortada en un bol y le hacemos un masaje con el resto de ingredientes para ablandar las fibras de la col.

3. Procedimiento horno:

3.1 Precalentar 150 ° con ventilador

3.2 Poner sobre bandeja con papel de horno

3.3 Bajar la temperatura al mínimo posible (120° normalmente)

3.4 Dejar 30min aprox. o hasta que estén crujientes.

4. Deshidratadora: 12h a 42 °

#comocomerlas

En un aperitivo, encima de una ensalada, como decoración de un risotto, por encima de una crema de verduras o simplemente mirando una serie en el sofá! Os aportarán textura crujiente y un plus de sabor a vuestros platos!

Sea como sea que ¡disfrutéis de estas delicias super nutritivas!

 

 

No hay comentarios

Escribe un comentario