CALDO DE HUESOS

Os presento el caldo de huesos que solemos preparar en casa, es uno de nuestros básicos y se puede preparar adaptando a tus gustos; además es una de las estrellas de la cocina terapéutica para reparar y sanar la barrera intestinal, lo recomiendo a muchas de las personas a las que acompaño por sus múltiples propiedades y sus preciados nutrientes, te los explico a continuación:

     · El aminoácido glutamina que contiene ayuda a reparar la barrera intestinal o leaky gut.

     · Es un alimento muy rico en colágeno esencial para la protección de uñas, pelo y piel.

     · Además el colágeno es muy interesante para mantener tus huesos y articulaciones sanas y disminuir el dolor articular, muy interesante en artritis reumatoide.

     · Es antiinflamatorio y calmante del sistema digestivo.

     · Combate y alivia los síntomas de la gripe y resfriado. Gracias al aminoácido cisteína que facilita la expectoración del moco de los pulmones (sobretodo si contiene pollo).

     · Contiene un aporte interesante de electrolitos (conjunto de minerales que mantienen los músculos sanos) y facilita la hidratación.

     · Acción antioxidante gracias al glutatión. Este contribuye a la eliminación de metales pesados ​​como el mercurio y el plomo y favorece las funciones de limpieza del hígado.

     · El caldo de huesos también es rico en sulfatos de glucosamina y condroitina, que ayudan a reducir la pérdida de músculo y tejido conectivo durante el envejecimiento.

     · Por todo lo anterior apoya la función inmune.

Además un caldo de huesos puede convertirse en un plato muy completo y podemos variar su consumo añadiendo verduras o como base de cremas o estofados. Con todos estos beneficios te puedes hacer una idea de porqué lo recomiendo como un alimento terapéutico tan interesante en una alimentación antiinflamatoria ancestral.

¿PORQUÉ RECOMIENDO LA OLLA DE COCCIÓN LENTA?

Pero ¿qué es una Crockpot? Es una marca de olla slowcooker o olla de cocción lenta, que cuece a una temperatura constante de 100°C, es eléctrica y permite hacer guisos, caldos, confitar (entre otras muchas recetas) con un gasto eléctrico muy bajo (la nuestra entre 150-160W), puedes cocer durante largo tiempo, así conseguimos que la carne quede muy jugosa y tierna y los caldos muy gelatinosos. Si queréis más información en el blog de crockpotting lo tenéis muy bien explicado y hay muchísimas recetas riquísimas.

En cuanto a técnica de cocción la principal diferencia con un caldo tradicional está en el método de cocción, en una olla de cocción lenta cocinamos durante mucho más tiempo (18-24h). En caso de no disponer de una olla de baja temperatura siempre lo podéis preparar con fogón tradicional a gas o en vitrocerámica, cocinándolo con el fuego al mínimo durante unas 3-4 horas.

La diferencia nutricional entre el caldo convencional y el caldo de huesos es que en el primero estamos infusionando y en el segundo extraemos mucha más cantidad de alimento y nutrientes gracias a la larga cocción a baja temperatura, facilitando que los minerales, aminoácidos y el colágeno procedentes de los huesos, el tuétano y el cartílago pasen al caldo de forma más interesante a nivel tanto cuantitativo como cualitativo. Para ayudar en este proceso añadimos un chorro de vinagre de manzana sin pasteurizar al agua cuando estén todos los ingredientes en la olla para facilitar la desmineralización de los huesos. Puedes poner las verduras que más te apetezcan nuestra base es cebolla, col, apio y zanahoria.

Recordad que la recomendación para este tipo de preparaciones en las que consumimos partes esenciales del animal como tuétanos o vísceras es utilizar siempre alimentos de la mejor calidad posible; es recomendable que las carnes sean de pasto y/0 ecológicas y evitar carnes de animales de cría intensiva que han vivido en hacinamiento y han sido cebados a base de piensos (la mayoría de veces con OGM o OMG), a la vez que medicados para evitar enfermedades, los cuales apenas han consumido en toda su vida su alimentación natural (el pasto). Donde podéis encontrar carnes de calidad: pollo de pasto y ecológico en Planeses y podéis consultar otros productores de carne de pasto en DeYerba.

Os explico cómo lo preparamos en nuestra Crockpot de 4,5 litros pero como os he comentado podéis prepararlo en vuestra olla convencional con una cocción más larga a baja temperatura.

INGREDIENTES:

· 1 kg de huesos aproximadamente: nosotros usamos habitualmente: una carcasa de pollo de pasto (Planeses) y un par de huesos de ternera grandes y a veces añadimos uno de jamón, aunque puedes usar la combinación de huesos que prefieras como: patas de gallina, otros huesos del pollo, ternera, pato, cerdo, pavo o cordero, mira que sean de partes de articulaciones para facilitar que puedas sacar la gelatina.

· 2 cebollas

· 1 puerro

· 2 zanahorias

· 1 rama de apio

· 3 hojas de col

· 1 hinojo

· 1-2 cucharadas de vinagre de manzana no pasteurizado

· un trocito de jengibre

· cardamomo

· un par de hojas de laurel

· sal marina al gusto

 

PROCEDIMIENTO:

1. Poner todos los ingredientes en la olla cubrir con agua de calidad y cocer a temperatura baja 24h o en alta 18h (hay quien lo deja hasta 48h de cocción en lenta).

2. Pasado ese tiempo, apagar y dejar enfriar.

3. Colar el caldo y separar los huesos, el poco de carne y la verdura en tuppers de cristal. Recomiendo guardar separado el caldo del resto.

Si veis que os sale mucho caldo podéis congelar, aguanta unos 5-6 días en la nevera. Una vez enfriado en la nevera puedes separar la parte grasa que queda arriba y que quedará solida, guardarla y usarla para cocinar otras preparaciones, así al desgrasar el caldo será más cómodo de tomar.

Espero os haya gustado y os animéis a prepararla ¡vuestro cuerpo y especialmente vuestro intestino os lo agradecerán!

2 Comentarios
  • Susana
    Escrito el 18:35h, 16 noviembre Responder

    Y si utilizasemos para cocinar el caldo una parte de agua de mar certificada, en lugar d añadir sal??? Q tal sería esta opcion?

    • Dúnia Mulet
      Escrito el 18:46h, 16 noviembre Responder

      buenas! Esta es también una excelente opción! A mi me gusta usar agua de mar para el caldo de pescado pero seguro queda fantástica con el caldo de huesos también. Un saludo

Escribe un comentario