BRAZO DE NATA

Se acercan las fiestas navideñas y teníamos ganas de compartir un recetón que os ayude a nutrir tanto cuerpo, como alma y emociones a la vez que no añadimos mayor inflamación y compromiso digestivo a estos días que, de por sí, son complicados para personas con intolerancias o problemas digestivos. La verdad es que me moría de ganas de versionar un brazo de nata. Para mí es El Postre porque desde pequeña mis abuelos siempre me regalaban uno para Reyes y Pascua, ya que era el único que me gustaba en ese entonces (ahora ya me gusta casi todo… jeje). Así que como te imaginarás, este postre además de evitar productos proinflamatorios como los lácteos, el gluten y los azúcares refinados, va a nutrir muy mucho mi hambre de corazón estas fiestas y espero que también la tuya.

Pues bien, hace poco mi madre preparó un brazo de crema para un aniversario y se me ocurrió versionarlo porque me apetecía honrar y nutrir mi hambre de corazón con esos postres de celebraciones que me regalaban mis abuelos cuando era pequeña. La verdad me frenaba pensar que sería súper complejo y necesitaría de harinas procesadas sin gluten, pero al final ha resultado que no y ha sido mucho más fácil de lo esperado. Hemos podido crear esta versión sin gluten, lácteos, ni azúcares refinados que queda realmente deliciosa, esponjosa y super vistosa para estas fiestas. Para ello hemos cambiado la harina de trigo convencional por almidón de tapioca y la nata para montar por la parte grasa emulsionada de la leche de coco de lata. Para el almidón y el azúcar de coco (entre otros productos) confio 100% por calidad, precio y valores con de La Grana además es una empresa familiar que siempre que sea posible trabaja con producto de proximidad.

Os recuerdo que tenéis un…

5% de DESCUENTO EN VUESTRA COMPRA

CON EL CÓDIGO DUNIAMULET

(aclaro que yo no me llevo nada con este código, el descuento y beneficios es 100% para vosotres)

Para esta receta son ingredientes principales:

El Almidón de Tapioca: esta harina se obtiene a partir de la yuca, este es un tubérculo que se cultiva en regiones tropicales, por lo tanto no se trata de un cultivo de proximidad y que recomiende usar muy a menudo aunque a mí me gusta utilizarlo para postres sin gluten en que queramos conseguir texturas realmente esponjosas.

Utilizamos azúcar de coco pero también se podría substituir por eritritol si queréis un brazo con menor contenido en azúcares e hidratos.

Respecto a la «nata» para esta receta utilizamos la parte espesa de la lata de leche de coco de 400ml (mínimo 17% de materia grasa), es importante conseguir una que esté bien emulsionada y no mezclar la parte sólida de arriba con el agua solo así conseguiremos un resultado óptimo en la nata final.

Vamos al lío…

Brazo de nata sin decorar

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

– 8 claras de huevo

– 2 yemas de huevo

– 12 gr de levadura fresca

– 100 gr de almidón de tapioca

– 70 gr de azúcar de coco

– ralladura de limón

 

Para la nata:

– 2 botes de leche de coco (mínimo 17% materia grasa)

– 30 gr de azúcar de coco

 

Para la cobertura:

– Chocolate 86%

– Avellanas tostadas

– Aceite de coco

PREPARACIÓN:

Para el bizcocho:

1. Cascamos los huevos separando bien las yemas de las claras. Ponemos las 8 claras en un bol para montarlas a punto de nieve. De las 8 yemas, reservamos 2 en otro bol para la masa y guardamos las 6 restantes en un tuper para usar en otras recetas como carbonara, tortilla, etc…

2. Añadimos la levadura a las dos yemas y removemos hasta que se deshaga. Luego añadimos el azúcar y mezclamos hasta que quede una crema homogénea.

3. Con una batidora de mano con varillas pasamos a montar las claras a punto de nieve. Estaremos un buen rato ya que tenemos 8 claras y las queremos bien montadas, un truco: hasta que al girar el bol no se caigan.

4. Cuando estén al punto vamos incorporando la crema de las yemas con una espátula con movimientos envolventes y removemos manteniendo el aire conseguido al montar las claras lo máximo posible.

5. Cuando esté bien mezclado añadimos la tapioca tamizándola con un colador poco a poco. Añadimos al final la ralladura y removemos bien.

6. Calentamos el horno a 180º. Colocamos papel de hornear en una bandeja de horno, de las negras planas, vertemos un poco de aceite y con un pincel embadurnamos todo el papel.

7. Vertemos la mezcla en la bandeja y la extendemos hasta cubrir toda la superficie. Dejamos reposar 5 minutos y horneamos durante 15 minutos o hasta que al clavar un palillo salga limpio. Ten en cuenta que es una masa muy blandita, no te fijes tanto en la textura como en que salga el palillo limpio. Cuando esté al punto apaga y deja reposar fuera o con el horno medio abierto.

 

Para la nata:

1. Dejamos las latas en la nevera durante al menos una hora y si puedes toda la noche. Pasado ese tiempo las abrimos y añadimos la parte grasa de la superficie sólida en un bol. El agua de coco que queda en el fondo la reservamos en un bote de cristal o botella para su consumo posterior (es estupenda como bebida post ejercicio o para hacer un batido con frutas del bosque)

2. Añadimos el azúcar al coco y mezclamos hasta que se disuelva bien. Cuando esté bien homogéneo guardamos el bol en la nevera junto a las varillas de la batidora una media hora (o más).

3. Pasado ese tiempo sacamos el bol con la nata y las varillas frías y batimos hasta conseguir montar la nata de coco y que coja volumen (a veces cuesta un poco, no esperes un gran volumen).

4. Cuando esté lo suficiente montada (no hace falta que sea mucho, lo justo para conseguir un poco de textura) vertemos esta nata encima del bizcocho y la extendemos hasta cubrir toda la masa.

Masa con la nata por encima antes de enfriar de nuevo

Para finalizar dejamos enfriar la masa con la nata en la nevera otra hora y enrollamos cuando esta esté bien fría. Lo haremos desde un extremo, presionando bien para que quede compacto y hasta cerrar el brazo. Puedes cortar los extremos y empezar a disfrutarlo ya, así lo dejas bien bonito para la decoración y vas disfrutando ya de esta maravilla 😉

 

Brazo después de ser enrollado

Puedes decorarlo al gusto, nosotros hemos derretido chocolate 86% con un poco de aceite de coco y cubriendo la superficie del brazo con el chocolate deshecho, añadir avellanas tostadas picadas por encima. También con este mismo chocolate y la granada por encima le da un toque fresco y contrasta el dulce con el ácido de la fruta… queda delicioso 🙂

 

Os deseamos unas felices fiestas llenas de disfrute y placer con alimentos que os nutran tanto a nivel físico como emocional.

 

Recordad que tenéis también en la web estas recetas de postres navideños que siempre triunfan:

Turrón de blando de Xixona

Bombones Rocher

Bombones de chocolate negro

Panacotta exótica

 

Y, si os quedáis con ganas de más recetas sin gluten, ni lactosa, ni azúcares refinados tenemos nuestro ebook con 18 fantásticas preparaciones para regalar preparaciones que nutran corazón sin añadir más inflamación estas próximas fiestas, aquí puedes ver algunas de las recetas en estos Destacados de Instagram.

 

¡Feliz fin de semana!

 

No hay comentarios

Escribe un comentario