BIZCOCHO DE CALABAZA & CURCUMA LATTE

Hace una semana os mostré por stories de Instagram una foto mía con una calabaza enorme de más de 3kg y os pregunté que receta os apetecía que hiciera con ella. Muchas personas lo tuvisteis claro: BIZCOCHO. Así que a petición vuestra nos hemos puesto a crear una receta chula y lo menos inflamatoria posible. Después de algún intento fallido, ha nacido esta maravilla: Bizcocho de calabaza & cúrcuma latte.

Un bizcocho sin gluten, sin lactosa y sin azúcares refinados, esponjoso, aromático y con un color super llamativo. Tanto en el bizcocho como en la cobertura hemos usado curcuma latte en polvo de la marca Energy Feelings, si no tienes en casa usa cúrcuma en polvo en menos cantidad o también puedes no usar, no es un ingrediente esencial pero sí le da un color muy chulo y original con un toque antiinflamatorio.

En esta receta hemos molido grano sarraceno para hacer harina de sarraceno. Ya sabéis que es mi pseudocereal preferido y nos está funcionando muy bien para postres, como podéis comprobar en la Mona de Pascua y en la receta más vista del blog El pan de sarraceno, dentro del post del pan te cuento las propiedades del grano sarraceno y porqué me gusta tanto para alimentación antiinflamatoria.

En la foto el bizcocho sin cobertura que también ya está buenísimo

INGREDIENTES:

· 3 huevos

· 100 gr de azúcar de coco

· 150 gr de calabaza asada

· 50 ml de aceite de coco

· 100 gr de yogur de coco (o de cabra u oveja eco)

· 50 gr de almidón de tapioca

· 150 gr de harina de sarraceno (opcional)

· 1 c.p. de cúrcuma latte (opcional)

· 8 gr de levadura fresca

· una pizca de sal

Para la cobertura:

· 125 gr de yogur de coco

· 1 c.p. de cúrcuma latte (opcional)

· 1 gr de agar-agar

· 1 C de azúcar de coco

 

PREPARACIÓN:

1. En un bol ir mezclando los ingredientes húmedos primero, batir los huevos con una pizca de sal, añadir la calabaza asada triturada o bien machacada, el aceite, el yogur y mezclar con la ayuda de unas varillas.

2. Verter el azúcar y remover hasta que se integre. Luego ir añadiendo el almidón y la harina removiendo mientras lo incorporas hasta conseguir una pasta homogénea, cremosa y que no se compacte.

3. Precalentar el horno a 160º. Preparar un molde circular con papel de horno untado con un poquito de aceite. Verter la masa en el molde y dejar una hora de reposo para que se asiente y el yogur (junto con la levadura) empiece a levar la masa. Hornear a 160º unos 40 minutos, comprobar con antelación con un palillo largo el punto de cocción. Cuando veáis que la masa ya no se pega al palillo es que está lista. Sacar del horno y dejar enfriar encima de una rejilla.

Para la cobertura:

4. Vertemos en un cazo el yogur y calentamos. Añadimos el azúcar y mezclamos. Cuando esté bien caliente añadimos el agar-agar y el cúrcuma latte y remover bien, veréis que al calentar se licua y queda claro. Para saber si el agar-agar está bien disuelto y activado para hacer la masa gelatinosa:  deja caer una gota de la mezcla encima del mármol, si en un par de minutos se ha enfriado y compactado bien, tipo glaseado, es que ya está listo. Sinó continúa un poco más a fuego lento y mezclando con las varillas hasta que la prueba te salga bien.

5. Apagar el fuego, esperar unos 5-10 min para que se aposente el glaseado y no esté tan líquido (será más fácilmente trabajable) y verter encima del bizcocho, untar bien toda la superficie con la ayuda de una espátula. Dejar enfriar y disfrutar.

 

Deseando ver vuestros bizcochos de cabalabaza con cobertura de cúrcuma

No hay comentarios

Escribe un comentario